fractal

28/1/09

Pesares

No es un buen comienzo para un blog.
Por la mañana, al salir de casa y ver el diario tirado en mi puerta, observé una foto de John Updike, con un epigrafe sobre su muerte. Al llegar al trabajo pude corroborarlo.
Mientras trabajaba, estuve recordando la ocasión en que llegué a Él.
Era estudiante universitario, de vaciones en la costa; en una librería - mesa de saldos - hallé Parejas. Una novela que recreaba lo sucedido en una pequeña comunidad (típicamente americana) y los cambios que se sucedian al llegar una joven pareja al pequeño grupo, ya formado. En verdad, no sé si por ser la primera lectura o lo que ahí se narraba, es la que más me sigue gustando. Luego, seguí con Corre Conejo, con la cual nunca me sentí conforme, por el personaje de Harry. Más tarde, otras. Lo que más aprecié de Él, fueron sus cuentos cortos.
Norman Mailer en una nota períodistica, se refirió a Él, como el novelista que estuvo más cerca de escribir la gran novela americana (tema recurrente en Mailer).
Seguro que no es la mejor forma de recordarlo. Quisiera poseer mejores palabras e ideas. Tal vez, cómo comúnmente se dice, vivirá en cada lectura que hagamos.
El pensamiento que lo acomete a Uno, cuando "desaparece" esa persona que nos moviliza por su arte es: "estamos un pelín más solos". Ya se me pasará, al igual que con el negro Fontanarrosa.
Sí hoy estoy blue.

7 comentarios:

Stella dijo...

Cuando era mas jovencita pensaba, inconcientemente, que nunca iba a sentir eso que decís al final del post. Pensaba que solo los desconocidos se mueren y que los artistas son eternos.

Despues la vida, en su inmensa tozudez, se empeñó en demostrarme que cualquiera se puede morir.
Lo que todavía sigo creyendo, es que los artistas no se mueren nunca.

Artus Jorguín dijo...

Si Stella cualquiera se muere. Algunos, sin ellos saberlo, lo están y No se han dado cuenta (esto dá para varios pensamientos, muy distintos...). Otra veces; pequeñas muertes son de UNO, por aquellos "pedacitos" que se van con la persona amada. Mejor corto aquí.
La vida siempre está enseñando, el único problema es, que a veces lo hace en forma inclemente (ya le puso música el Nano).
Gracias por tu pensamiento. No me atrevo a mandarte un beso, porque soy (ejem..) un hombre rudo (séee...). Así que un abrazo "bloggueado".

Luly Bernasconni dijo...

En el año 1996, cuando tenia 9 años, vi a mi abuela y a mi madre llorar por que habia fallecido un señor que salia en la tele. Mucho no entendia. ¿Por que lloraban a alguien que no las conocía? ¿Por que sentian como propio ese dolor? (El señor en cuestion, era Tato Bores. En ese momento, yo poco sabia de él. Miraba el programa, porque en casa era fija que cuando estaba Tato, no volaba una mosca je!)

Años mas tarde lo entendí. Sobretodo cuando llore a Adolfo Castello y el año pasado a Jorge Guinzburg.

Artus Jorguín dijo...

Exacto Luly. Aún hoy recuerdo a Castello, cuando se "encabronaba" por radio y a Guinzburg, con esas preguntas tan jodidas, a veces.

Stella dijo...

Artus, la muerte en vida es el peor destino que le puede deparar a uno. ¡Tristísimo!

Leyendo el comentario de Luly me acordé de cuando murió Perón. Yo era adolescente (si, soy de esa época), poco entendía de la vida, y mi vecina vino a tocar tombre llorando por la noticia. Yo pensaba "tanto lio porque se murió un viejo".
Años mas tarde entendí. Y sentí lo mismo. Tato Bores, Juan Pablo II, Guinzburg, Fontanarrosa... son muchos los que se van yendo.
Pero este aprendizaje tiene un lado muy positivo. Y, sin temor de parecer un pps pedorro, pienso que uno aprende a disfrutar y a valorar a los grandes, en vida.
Y no temas mandar un beso. Se nota que sos casi tan recio como John Wayne, pero por la misma razon anterior, hay que aprovechar la vida. Y ademas, estos besos y saludos, son gratis! ajaja

Un beso!

Veronica dijo...

Póngase más green y salga a pasear un rato.
Saludos.

Erica dijo...

Sí, ya se te va a pasar...estas cosas ocupan momentos de nuestra vida, pero para que podamos seguir en algún instante, sin darnos cuenta, se nos pasa.

Más allá de eso, te felicito por la apertura del blog!

Besos