fractal

15/12/09

Es más de lo que puedo decir de cierta gente

Pasando por la biblioteca y viendo el libro, releí uno que otro cuento de Lorrie Moore. Mucho sobre ella no puedo decir. Me gusta. Algunos la han nombrado como la heredera de Raymond Carver - me parece excesivo -. Las mujeres protagonistas de sus cuentos son fuertes, armadas con su inteligencia, y un humor oscuro; luchando con la desesperación de lo cotidiano en sus vidas. Disfruté mucho Hospital de Ranas. He aquí un par de cuentos de Es más de lo que puedo decir de cierta gente (Emecé Editores, 1999).

......
-Un brindis. Ha llegado el momento de hacer un brindis.
-¿Te parece?
-Sí. -Nadie había brindado por Abby y Bob en su pequeña boda, y eso estaba mal, pensaba Abby ahora. Treinta invitados que después de comer los canapés de jamón se fueron a su casa. ¿Cómo podía salir bien un matrimonio, de esa manera? No porque esas ceremonias fueran importantes en sí mismas. No eran nada. Eran cero. Pero eran ceros que ocupaban lugares, que contenían números y ecuaciones intactas. Y si se realizaban era posible seguir adelante, conocer el poder vacío de las bendiciones, y no pasarse la vida lamentando no haberlas recibido.
De allí en adelante Abby creería en los brindis. En ese momento componía uno en su cabeza, en una especie de vacilante filatelia. Miró a su madre y respiró hondo. Quizás su madre nunca le había demostrado afecto, realmente no, pero le había enseñado a estar sola, con sus terribles sacudidas al tratar de salir afuera,y el suave deslizamiento de regreso a la paz. Abby brindaría por eso. La verdadera madre brutal de cada uno era el mundo, que nutría y abandonaba; la propia madre era más bien hermana de uno en ese mundo. Abby levantó la copa.
-Que lo peor esté siempre a tu espalda. Que el sol de cada día caliente tus brazos... -Miró la servilleta del cóctel como buscando ayuda, pero sólo vio en ella el dibujo de una fornida muchacha irlandesa, con dos tréboles sobre los pechos. Alzó nuevamente la mirada. "¡La palabra de Dios es rápida!" -que tu auto siempre arranque... -Pero tal vez Dios también podía comenzar con elevadas y lentas palabras; el golpe bajo, la historia sencilla. -... y que siempre tengas una camisa limpia -continuó con tono frívolo, público, audible -, ...y un techo sobre tu cabeza, hijos sanos y buenos repollos... y puedas estar conmigo en mi corazón mamá, como estás ahora, en este lugar; por siempre y siempre... como una luz encendida.
Hubo ruidos en el pub.
La confusión es a la infancia como un viaje es a los labios.
-Sí -dijo la señora Mallon, mirando su cerveza con concentración, los ojos brillantes. Nunca le habían dicho algo más hermoso antes, y ahora se sonrojó, sus orejas eran un fuego. Levantó su vaso y bebió.
(extracto del cuento Es más de lo que puedo decir de cierta gente)


....... Olena llevaba el pelo largo, despeinado, descuidadamente recogido en la nuca con una hebilla. Cuando fue hacia Nick para saludarlo, y él miró hacia otro lado sin dar señales de reconocerla y luego centró otra vez su atención en la melena pelirroja, Olena bajó la mano que había levantado hacia la hebilla y se arregló el pelo. Nunca encajaría bien en ese ambiente, pensó. Entre estos tipos vivaces, activistas. Prefería a los poéticos empleados de una biblioteca. Eran delicados y adecuados a su ámbito, intelectuales, con problemas físicos. se reunían alrededor de una mesa para trabajar, analizando a Ton Swifties:
-Tengo que ir a la ferretería -dijo penosamente.
-¿Quieres un helado? -preguntó alegremente.

Pasaban los fines de semana en la Clínica Mayo. "Es un parque de diversiones para hipocondríacos", dijo Sarah, especialista en catálogos. "Una mezcla de Lourdes y El nuevo precio es correcto", dijo otro llamado George. Esta era la gente que le gustaba: personas con quienes no se puede vivir.
Se volvió para ir al toilette y chocó con Ken. Él la saludó con un abrazo y le susurró al oído:
-Tu vives con Nick. Ayúdanos a pensar en un tema. Necesito otro tema.
-Te compraré uno en el kiosco de temas -respondió ella, ......
(extracto del cuento Vida comunitaria)

12 comentarios:

Irene dijo...

MUy bueno Art!!!....me gusto lo q lei y siempre es bueno escuchar recomendaciones pq se descubren cosas maravillosas..Besosssss!

Blonda dijo...

Qué loca la frase que resaltaste...yo también lo hubiera hecho.

Me encantaron las resomendaciones, más cuando soy una apasionada de los buenos cuentos.

MOmento de brindis, así que CHIN CHIN.

Besos!

eMe dijo...

Chin!

Rafa dijo...

Art, tienes que usar mascarilla en el trabajo, tío.

Vir dijo...

excelente selección artus
te mando un beso y me encantó haberte conocido

Artus dijo...

Irene
Gracias!! :)
Me gusta compartir lecturas, música y pelis.
Besos, guapa

Blonda
Has visto? La frase me pareció "muy redonda"...

Brindemos, en tu caso descorchamos un cosecha tardía - levemente enfriado - y: cheers!!
"Q' el 2010 venga bien aspectado!!" :-o
Beso

eMucha
Continuamos con los brindis...

Saco de la heladera el Cointreau, sirvo 2 copitas para licor y: "brindo por sus ojos morenos, su piel morena... una flor morena"... Santé!

Beso su mano, su muñeca y su mejilla *_°

Artus dijo...

hombre, Rafa!!
pues, q' he hecho?

Pues sí, uso mascarilla para partículas y polvos, y máscara para gases y vapores :P

Me debés una explicación, chaval :)

Saúdos


Vir
Gracias, Vir. A mi también me dió gusto conocerte.
Beso

GABU dijo...

El primer extracto elegido me recordò (y no me preguntes por què) a una frase de MANOLITO que decìa: "No se como haría la gente para irse si no tuviera espalda"

El segundo,me distrajo un poco,tal vez por la frase (re)marcada,y me quedè pensando en la cantidàt de gentes que nos caen en gracia,aùn a sabiendas que mìnimamente interactuar se convierte en una odisea...

BESULLIS

Artus dijo...

GABU
Es verdad!! Hiciste una asociación,
extremadamente libre :)

La frase remarcada por mí, era tan... tan expresiva, q' no pude dejar de marcarla ;)

Besos

Mona Loca dijo...

No conocía a la autora.


Quizás me le anime, alguna vez, a alguna selección de cuentos.

Beso

Artus dijo...

Mona
Adelante. Es muy ácida y su vez divierte en su mordacidad con seres iguales a nosostros.
Beso

Saray dijo...

Me encanta Raymond Carver así que me apunto el nombre de esta escritora para leerme algo suyo.
¡Saludos!